De acuerdo con las Naciones Unidas[1], los días internacionales son una oportunidad para sensibilizar al público general sobre temas de importancia para todos, por ejemplo, los derechos humanos, el desarrollo sostenible o la salud. Estas conmemoraciones tienen un doble propósito, por un lado se busca que los gobiernos de cada país tomen las medidas adecuadas sobre cada materia, y a la vez, que los ciudadanos conozcan mejor la problemática y exijan a sus representantes que actúen.

El Día Internacional de la Mujer tiene su origen en el movimiento sindical a principios del siglo XX en Norteamérica y Europa. El primer Día Nacional de la Mujer se conmemoró el 28 de febrero de 1909 en los Estados Unidos. Se seleccionó esa fecha para coincidir con la huelga de los trabajadores textiles y mujeres del Partido Socialista de los Estados Unidos  en contra de las condiciones laborales, realizada en Nueva York un año antes. Posteriormente, en 1917, las mujeres rusas se agruparon para protestar en la llamada lucha por “Pan y Paz”. La fecha que eligieron para congregarse fue el último domingo de febrero, día que en el calendario gregoriano correspondía al 8 de marzo[2].

En 1977 la Asamblea General de las Naciones Unidas propuso el 8 de marzo de cada año como el día en el que las personas reflexionemos sobre el rol que desempeñan las mujeres en nuestras sociedades y el contexto en la que se da este papel. Por ejemplo, durante el año 2019, las mujeres a nivel global percibían un ingreso económico 23 % menor que los hombres. En diversos países aún existen restricciones legales que impiden  a 2, 700 millones de mujeres acceder a las mismas opciones laborales que los varones. En cuestiones de representación política, menos del 25 % de los parlamentarios son mujeres. Durante el mismo año, los indicadores mostraron que  una de cada tres mujeres había sufrido violencia de género (física, sexual y/o psicológica).[3]

Si bien se han realizado avances y cambios importantes, aún falta un largo camino para asegurar una vida digna y prospera a todas las mujeres. Es deber de todos y cada uno de nosotros contribuir a modificar las inequidades y condiciones socio – culturales en las que se reproducciones estos escenarios de desigualdad y violencia de género. El 8 de marzo es una gran oportunidad para pensar, dialogar y, sobre todo, llevar a cabo acciones diarias que ayuden a  garantizar el respeto a los derechos humanos de todas las niñas y mujeres del mundo.

 

[1] Organización de las Naciones Unidas (ONU), “¿Para qué sirven los días internacionales?”. Disponible en: https://www.un.org/es/sections/observances/why-do-we-mark-international-days/

[2] Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), “Día internacional de la Mujer”. Disponible en: https://es.unesco.org/commemorations/womenday

[3] Organización de la Naciones Unidas (ONU), “Día Internacional de la mujer. 8 de marzo”. Disponible en: https://www.un.org/es/observances/womens-day